Cólicos en Caballos

Etimológicamente cólico significa “dolor de colón”, pero hoy día denominamos cólico a cualquier dolor sufrido en la zona abdominal. Se trata de dolencias originadas en el aparato digestivo y caracterizadas por dolor, que se acompaña de desajustes funcionales e incluso en la situación de relieve de las vísceras de la cavidad abdominal. Debido a que el cólico es el causante principal de la muerte de los caballos, debemos conocer la enfermedad, los síntomas, tratamiento, etc.

Fuente: elmartes.net

Fuente: elmartes.net

 

Causas

El caballo es el animal que más sufre las consecuencias de los cólicos. Las causas están estrechamente relacionadas con temas del comportamiento y características físicas del animal. Una de las causas más importantes es la derivada de la propia morfología del caballo. Los equinos poseen un intestino que mide entre 30 y 35 metros, con unas acentuadas variaciones de tamaño. A esto se añade que tienen un estómago de reducidas dimensiones y caracterizado por una rápida digestión, lo que ocasiona que deba vaciar su contenido varias veces al día, mandando así al intestino alimentos con un pobre grado de digestión.

Otro de los principales motivos causantes es la nutrición, especialmente los cólicos están directamente relacionados con la calidad y la cantidad de alimento que el caballo ingiere diariamente: una dieta escasa o excesiva, o compuesta por alimentos muy ricos en energía o muy ricos en proteínas, o con una cantidad elevada de fibra poco digestible. Otras causas se relacionan con el exceso de ejercicio, el trabajo diario, las bebidas frías, etc.

Tipos de cólicos

  • Cólico por gases: puede deberse a cambios en la flora intestinal, cambios bruscos en el pienso, pienso con un aporte energético inapropiado o cambios de tiempo.
  • Cólico por acumulación de comida que llega a bloquear parte del intestino: se debe principalmente a parásitos, enterolitos, cambios en los niveles de lignina de la alimentación o deshidratación.
  • Torsión intestinal: puede deberse a la fisiología del caballo o a que haya hecho algún movimiento brusco que la provoque.
  • Cólico por intoxicación: lo causa el moho, los insectos, las bacterias, plantas venenosas o el propio veneno en los piensos, agua, pastos o la cama.
  • Retención de miconio (en potros): complicación en el nacimiento del potro.

Síntomas

Un caballo con cólico manifiesta síntomas evidentes pero debemos estar atentos porque cuanto antes diagnostiquemos la patología, más posibilidades y más fácil será curar al caballo.

Lo primero es observar el estado general y el comportamiento del caballo. Un caballo con cólicos estará inquieto, cambiará de postura frecuentemente, se echará en el suelo, etc. Después de esto, debemos comprobar el tamaño del abdomen, si hay comida en el comedero, la falta de orina, si el caballo tiene dificultades para orinar, si las heces tienen un aspecto diferente, si el caballo suda, tiene el pulso acelerado, no tiene sed y presenta signos de deshidratación, etc.

Tratamiento

En el caso de que observemos algunos o muchos de los síntomas nombrados, lo más conveniente es ponernos en contacto con el veterinario, siempre con tu seguro para caballos. Él es el único capaz de pronunciar un diagnóstico real y el tratamiento que más conviene llevar a cabo. Mientras el veterinario llega, lo que debemos hacer es quitarle la comida y el agua al caballo y evitar que se revuelque por el suelo, en caso de no poder evitarlo le prepararemos una gran cama.

Una vez que el veterinario lo haya visto, le pondrá un tratamiento según la causa de origen del cólico. Por lo general, se administran analgésicos para calmar el dolor y evitar autolesiones. En casos más severos, es necesaria una intervención quirúrgica para poner a salvo la vida del caballo.

Prevención

Como siempre decimos con todas las enfermedades, la mejor cura es la prevención de la enfermedad. Para prevenir los cólicos debemos evitar las bebidas frías, llevar a cabo tratamientos contra parásitos intestinales y corregir las posibles alteraciones bucales del caballo. También controlar la calidad y cantidad de comida y racionarla.

Los cólicos son una enfermedad bastante frecuente en los caballos, debemos ser responsables, atender y estar pendientes de nuestro caballo para evitarlos, siempre con un seguro para caballos.