¿Qué labor realizan protectoras como PROA?

PROA es una de las muchas protectoras de animales que trabajan cada día para ayudar a los animales indefensos. Se constituye como una asociación sin ánimo de lucro que destina sus esfuerzos a la protección animal desde 1986.

Imagen cedida por PROA

Imagen cedida por PROA

Así narran desde la propia organización en qué consiste este trabajo. Nosotros somos una organización sin ánimo de lucro, esto quiere decir que todo el esfuerzo, trabajo y dedicación de nuestros voluntarios y junta directiva es totalmente desinteresado y altruista, no cobramos nada por hacer lo que hacemos, al contrario. Hemos ido evolucionando mucho y aprendiendo con el tiempo y actualmente nuestra labor principal es la de servir como hogar temporal a aquellos animales que, por un motivo u otro, necesitan un hogar y no disponen de él.

 

Las causas pueden ser tan numerosas como animales hay en la calle, y van desde el abandono y el maltrato a la enfermedad, lesiones o la necesidad de un animal sociable de salir de una situación que entraña peligros para su vida.

Somos una organización no gubernamental y el 100% de nuestros ingresos son privados, provenientes de los socios y de donativos puntuales procedentes de personas que encuentran interesante nuestra labor, o de eventos organizados por la asociación con fines no solo recaudatorios, sino informativos, promocionales, o de cualquier otro índole. Sin estas aportaciones nuestra labor sería del todo imposible.

El trabajo en el albergue es otro de los puntos imprescindibles para que la organización salga adelante. Los voluntarios desempeñan trabajos de limpieza y acondicionamiento del centro, gracias a los cuales podemos ofrecer a los animales una vida digna hasta que les encontremos un hogar definitivo. El enriquecimiento ambiental es muy importante para nosotros ya que somos una protectora que practica el sacrificio cero, y sabemos cuando entra un animal en nuestras instalaciones pero no sabemos cuándo saldrá, así que tanto si es una semana como si son diez años, este animal debe llevar una vida lo más plena posible, con sus necesidades cubiertas tanto alimentarias, como veterinarias como de territorio.

Imagen cedida por PROA

Imagen cedida por PROA

La socialización de los animales es una constante. Contamos con voluntarios involucrados y con conocimientos de comportamiento felino que trabajan con nuestros gatos para desarrollar su tolerancia y que su sociabilidad sea optima a la hora de recibir a los adoptantes. En cuanto a los perros el trabajo es constante, y contamos además con un programa de padrinos que pueden colaborar con nosotros ayudándonos a pasear a los perros los fines de semana, de modo y manera que no solo obtienen un largo y reconfortante paseo sino que aprenden a pasear con arnés y correa, socializan con más humanos, más perros, bicicletas… todo esto les ayudará en su vida más allá del albergue.

Disponemos de más información sobre las formas de colaborar con nosotros AQUÍ.

Un animal en cada hogar

Pero nuestras funciones como protectora no se limitan única y exclusivamente al periodo en el que el animal está con nosotros. Durante el proceso de selección de adoptantes nos aseguramos de que el hogar al que irá el animal es el adecuado tanto para el adoptado como para la familia adoptante, y que la experiencia será positiva para todos. Afortunadamente esto nos mantiene en un porcentaje de devoluciones inferior al 3%, y son muchos los que repiten con nosotros. Tanto si los adoptantes son neófitos como si ya disponen de experiencia y conocimientos, gustamos de darles tanta información como nos sea posible sobre las características, comportamiento y costumbres del animal que se llevan, consejos para presentaciones con la familia (humana y animal), y todo aquello que necesitarán para hacer del animal un bichito dichoso y feliz.

En nuestras mentes siempre tenemos la esperanza de conseguir un mundo mejor, en el que no falte un animal en cada casa, y en el que ningún animal domestico se encuentre abandonado y desprotegido en la calle, solo y expuesto a peligros, y a ello dedicamos nuestros esfuerzos fuera del albergue, cuando participamos o creamos eventos de difusión, o formativos. Intentando concienciar a la población humana de la importancia de esterilizar e identificar a las mascotas, de practicar una tenencia responsable que implica la consideración del animal como un miembro más de la familia al que hay que atender, alimentar y cuidar de acuerdo a sus necesidades como haríamos y hacemos con cualquiera de nuestros hijos.

Otra de nuestras guerras abiertas es la apuesta por la adopción. Cada animal adoptado supone ayuda para dos animales, el que va a un hogar desde el albergue, y el que ocupa su lugar viniendo de la calle; cuando compramos un animal, o tenemos camadas irresponsablemente en nuestra casa, no solo estamos exponiendo a nuestro perro o gato a diversos peligros, sino que estamos poniendo más animales en circulación, cuando ya hay bastantes más animales que hogares. La tenencia responsable es otro de nuestros frentes importantes e imprescindibles y tratamos de predicar con el ejemplo en nuestro albergue, manteniendo un número de animales que podamos manejar tanto económicamente como por espacio, y esterilizando tan pronto como nos sea posible.

Imagen cedida por PROA

Imagen cedida por PROA

Es difícil definir solo con palabras qué hacemos y cómo lo hacemos, ni aunque dispusiéramos de espacio ilimitado, hay sensaciones y momentos que no se pueden plasmar y que aportan materia vital en nuestros corazones, nuestros recuerdos y nuestras conciencias. Sería utópico tratar de describir la preocupación y el sufrimiento que sentimos cuando recibimos o participamos en el rescate de un animal herido y/o asustado, del mismo modo que sería imposible plasmar el agradecimiento recibido o el cariño que va creciendo a medida que pasa tiempo con nosotros y ante la misma incapacidad de describir con palabras la satisfacción y la alegría cuando el ciclo se cierra y se van a una casa. No se puede describir, solo vivirlo.
Esperamos que nos conozcáis mejor gracias a estas palabras y como siempre queremos despedirnos agradeciendo a nuestros voluntarios, socios, padrinos, adoptantes, simpatizantes y empresas concienciadas que nos ayudan como micompi su esfuerzo, apoyo, donativos, tiempo, cariño, ánimos etc. Sin todos vosotros, no podríamos continuar ayudando animales.

¡GRACIAS!

Autor: Equipo de difusiones de PROA

 

 

Deja un comentario